9 razones para tener seguro de viaje

publicado en: al viajero, consejos, salud, trámites | 0

He conocido e incluso viajado con gente para la que tener seguro de viaje no es algo realmente importante, pues consideran que los riesgos no son tan grandes, que pueden permitirse los costos de las intervenciones que llevan en mente, o que incluso lo evitan simplemente por ahorrarse los euros que les cueste estar asegurados. En una sola ocasión quise no darle demasiada importancia, y me demoré unos días para obtener mi seguro – y no, no hubo consecuencias (muchos lectores siempre esperan lo peor 😉 ). Sin embargo, siempre lo he considerado una muy buena inversión.

Es cierto que en más de una ocasión he tenido que recurrir a mi seguro de viaje – tengo esa bonita suerte -, así que para mí suele ser un must, un punto obligatorio de cada viaje, y que les recomiendo considerar seriamente. Las diferentes compañías aseguradoras ofrecerán paquetes ajustados a su medida, incluyendo o no variantes como robo, pérdida de posesiones, asistencia sanitaria, medicamentos, o incluso daños en el equipaje.

Aquí les doy 9 razones para tener seguro de viaje

 

Asistencia Sanitaria

Como es de esperar, ésta suele ser la principal razón por la que la mayoría contrata sus seguros de viaje. La asistencia sanitaria te puede cubrir desde accidentes (transporte, deportivos,…) hasta cualquier otro tipo de visita médica. Cabe tener en cuenta que en muchos casos además, tener seguro de viaje abre las puertas a la asistencia privada, que en algunos países marca una gran diferencia en cuanto a la atención, espera, medios, o incluso efectividad. En Tailandia, por ejemplo, la sanidad privada está reconocida por su alto nivel, servicio e incluso tecnologías, siendo el primer país asiático en ser reconocido por la JCI (la Joint Commission International, encargada de acreditar la calidad de la atención en la comunidad internacional).

Tener seguro médico ayuda además a reducir el costo de la asistencia o intervenciones, las cuales de otra manera podrían encarecerse hasta decenas de miles de dólares estadounidenses. Además, en el caso de ser hospitalizado o tener algún problema de mayor gravedad, el seguro puede cubrir el desplazamiento de un familiar, incluyendo asímismo los gastos de estancia en el extranjero, como por ejemplo el alojamiento de dicho acompañante por cierta cantidad de días.

Asistencia con prescripciones médicas

Las prescripciones médicas suelen estar incluídas, tanto por pago directo de la compañía, como por pago adelantado, para posteriormente presentar los comprobantes y que devuelvan las cantidades económicas. En ocasiones también se cubren los medicamentos de los tratamientos que debe seguir el asegurado durante el viaje, o aquellos que no se logra encontrar en el país de destino.

De una manera u otra, es un punto importante a tener en cuenta, ya que la medicación es otro punto que puede encarecer un viaje considerablemente si surge cualquier adversidad en el ámbito sanitario.

Repatriación

Aunque esta palabra pueda sonar fría, es una de las coberturas fundamentales cuando se hace un viaje al extranjero. La que todos debemos hacer y deseamos que nadie tenga que usar jamás. Sea por invalidez temporal o permanente, como por muerte, es importante para uno y para los familiares, saber que se cuenta con este tipo de cobertura. El seguro puede cubrir también incluso a un acompañante.

Igualmente a este punto, existe la cobertura por el regreso anticipado de un viaje, en el caso de la hospitalización o fallecimiento de un familiar (verificar el grado en la contratación).

Actividades de aventura y deportivas

Una de las cláusulas que más miro es la de la cobertura por cierto tipo de disciplinas deportivas. Normalmente, los seguros de viaje generales no incluyen lo que llaman actividades “especiales” que conllevan un riesgo mayor o son consideradas deportes extremos. Aquellos a los que nos gustan las emociones extremas y practicamos deportes como el surf, buceo, snowboard, kayak o la apnea, debemos fijarnos bien en estos puntos, y comprobar las cláusulas y disciplinas específicas que se incluyen en cada seguro.

Así que si tienes en mente realizar ciertas prácticas durante tu viaje, te recomiendo que leas específicamente las coberturas antes de cerrar tu paquete de seguro, ya que puede resultar vital; hasta el punto de que si tienes un accidente grave practicando alguna de esas disciplinas y no estaba especificada esta contratación en tu póliza, por mucho que sea un accidente, la compañía exime la responsabilidad de tener que cubrirte por ello, y tanto tu bolsillo como tu vida pueden verse drásticamente afectadas por ello.

Por ejemplo – en mi viaje del sudeste asiático yo sabía que haría snorkel, kayak, surf, buceo y apnea. Mi seguro de elección en ese momento (IATI) divide estas disciplinas por nivel de peligrosidad en tres grupos. Como se ve en la foto adjunta, snorkel y kayak se encuentran en el grupo A; surf en el grupo B; y buceo y apnea (con limitaciones) en el grupo C. Con lo cual, para estar cubierta en todo lo que tenía planeado, debería escoger la póliza que me ofrezca estar protegida en los tres tipos de actividades.

Cabe destacar que -como bien saben buzos y apneístas-, para realizar estas actividades, es necesario tener un seguro específico, y practicarlas en la máxima seguridad y responsabilidad. Obviamente además, en el ejemplo anterior, si se está autorizado a bajar más de 20 metros/ se prevee hacerlo, el seguro específico debe ser aún con más razón contratado, ya que a esas profundidades no se estaría cubierto con el seguro general.

Anulación

La gran mayoría de los seguros de viaje ofrecen una cláusula de cancelación. Es decir, por ciertas razones uno no puede realizar el viaje, y se le ofrece la oportunidad de aplazarlo o incluso devolverle el importe parcial o total del mismo. Es importante que si se prevee que esto puede suceder, se contrate este punto en el momento en el que se solicita el viaje, o cuanto antes. Generalmente se especifican bien bajo qué circunstancias se puede llevar a cabo la anulación – y normalmente no es porque ya no apetezca. 😉

Demora o pérdida de enlace

Otra de las ventajas de tener un seguro de viaje es el estar cubierto cuando el medio de transporte se demora en la salida, o se pierden las conexiones por retraso de dichos medios. Esto sucede por ejemplo, cuando se coge más de un avión, que si el primero se demora notablemente, se corre el riesgo de perder el siguiente. Muchas pólizas te cubren por esas conexiones perdidas. Pueden ofrecer transporte alternativo, un próximo vuelo, e incluso alojamiento si es necesario esperar al siguiente día (así tuve yo hace casi diez años mi primera experiencia en un Hilton 😉 ).

Demora o pérdida del equipaje facturado

Cuando el equipaje facturado se demora en su entrega, o se extravía, el viajero debe acarrear los gastos de nuevos ítems como ropa o artículos de higiene, entre otros. El seguro de viaje no sólo podrá cubrirte esos costos (¡guarda los tickets/ facturas!), sino que también te ayudará a reemplazar tu maleta en el caso extremo de que nunca la puedas recuperar.

Robo y daños al equipaje

Tanto los daños al equipaje como el robo del mismo o parte del mismo, pueden ser tratados con el seguro de viaje. Ya sea que se rompa la maleta facturada (que en ocasiones la compañía la cubre, y en otras no), o roben un objeto de valor durante el tiempo fuera de casa, saber que se está cubierto, da la tranquilidad de poder sustituir los bienes materiales, y tener una preocupación menos.

Pérdida de documentos

Muchos seguros de viaje incluirán una ayuda para reemplazar los documentos extraviados para poder volver a casa si esto sucediera. Conozco viajeros que fotocopian su documentación y siempre llevan copia en el caso de que les fuera necesario.

Eso sí, hay que tener en cuenta que documentos como el pasaporte, son tan importantes que se debe estar en posesión de ellos durante el viaje. Por un lado, porque es responsabilidad y deber del individuo tenerlo bajo su cargo, y por otro porque las autoridades del país que se visita exigirán el documento original como identificativo de la persona.

Sea como fuere, te recomiendo que contrates un seguro de viaje, y que antes de escoger tu opción mires bien qué coberturas necesitas. Personalmente, con el ejemplo que puse más arriba, yo quedé muy contenta con el seguro que utilicé en el sureste asiático, porque además era una de las escasas compañías de seguro que ofrecían contratar la póliza estando ya en el extranjero. Además, con ellos no se deben adelantar los pagos para posterior devolución, sino que se encargan directamente; y no tienen franquicia, cubriendo desde el primer céntimo.

IATI ofrece nueve diferentes paquetes para hacerte la póliza a tu medida, incluyendo, entre otros, los paquetes de actividades deportivas extremas. Si deseas contratarlo con ellos, te invito a que me escribas todas tus dudas sin pena o vergüenza, y haré lo posible para resolverlas.

Mira aquí otros trámites que te puedan interesar para tus viajes.

Dejar una opinión