Consejos para ver las Auroras

Las Auroras (Australes y Boreales) ocurren de día y de noche, alrededor de nuestro planeta. Son un espectáculo maravilloso de la Naturaleza que debe verse al menos una vez en la vida. Para observarlas, conviene tener en cuenta los siguientes factores:

La actividad geomagnética

Si el campo magnético de la tierra está activo, lo que se determina por la actividad solar, entonces las auroras se verán más brillantes y desde zonas más alejadas de los polos. El nivel de actividad geomagnética se indica por el índice planetario K o «Kp», cuyo rango va de 0 a 9.

  • Kp de 0 a 2: no habrá mucha actividad, cercanía a los polos, intensidad suave.

  • Kp de 3 a 5: más actividad tanto en formaciones como en movimientos, se van alejando de los polos, más brillo. Ya pueden ser agradables de observar desde los lugares adecuados.

  • Kp de 6 a 7: activas y con formaciones y movimientos, se alejan aún más de los polos, bastante brillantes.

  • Kp de 8 a 9: muy activas, se alejan aún más hacia el ecuador, muy brillantes. Ocurren cuando se dan grandes tormentas solares (G5), tienen la mejor visibilidad y se crean las mejores auroras. El óvalo aural podrá observarse desde muchos lugares del planeta.

Localización, iluminación y temporalización

  • Localización: Es importante estar en los polos, o cercano a ellos. Si se está en un lugar sin nada que obstruya la vista para mirar en la dirección de la aurora, ésta puede llegar a verse hasta a 1000 kilómetros de distancia. Desde el lugar adecuado pueden visualizarse incluso desde una Kp3, según la NOAA.

  • Iluminación: Debe haber oscuridad. Aunque las auroras se sucedan durante ambos, nuestro día y nuestra noche, la luz del Sol puede evitar que podamos verlas. Así, deben irse a ver de noche. Debe evitarse la contaminación lumínica, con lo que alejarse de las ciudades y civilización es lo mejor. La luna llena también disminuye la visibilidad del brillo de las auroras.

  • Temporalización: Aquí importa tanto la hora de la noche, como el momento del año. Las auroras se reflejan en los polos de nuestro planeta, en los cuales hay largos días en verano y largas noches en invierno. Así, conviene ir en invierno, por la oscuridad de los cielos. Hay que tener en cuenta que en invierno es también cuando se dan otros fenómenos atmosféricos, como la nieve, lluvia, nubes que cubren los cielos, etc. La época mejor en el hemisferio norte sería entre agosto y abril, y en el hemisferio sur, entre abril y octubre. En cuanto a la hora, la mejor se dice que suele ser una o dos horas antes / después de la media noche (entre las 10 pm y las 2 am del lugar). En cualquier caso, después del ocaso y antes del alba.

Oportunidad y preparación

Puede ser un fastidio preparar un viaje en la época adecuada al destino adecuado, y no tener la suerte de verlas. Aprovecha siempre todas las oportunidades que tengas. Planea un tiempo más largo en la región (norte o sur) adonde vas.

Estate dispuesto a pasar la noche despierto, o muchas de sus horas al menos. El ojo también debe adaptarse a la oscuridad de la noche, a observar el firmamento, a aprender para saber lo que se busca, y a tener paciencia, ya que su movimiento puede hacer que vayan y vengan.

Equípate con capas de ropa abrigada. El llevar capas facilita quitarse o ponerse ropa según las necesidades. Consejo: lana. Lana merino si puede ser. La lana regula la temperatura, de manera que si hace calor se mantiene más fresca, y si hace frío se mantiene más cálida. Una base interior de ropa térmica técnica transpirable también puede estar bien. Insisto: lana. Evita el algodón, ya que tiende a enfriarse y no es muy cómodo cuando se suda. Los abrigos de pluma de pato son también perlas para aislar del frío, ya que conservan muy bien el calor. Como capa externa es súper importante que aísle contra el viento y sea impermeable, tanto el pantalón como la chaqueta. Que no falten los gorros que cubran las orejas, braga (de lana) para el cuello, guantes, calcetines (lana) y zapatos invernales buenos que no aprieten, si puede ser, forrados en su interior. Asegurándose de que uno se viste bien, se asegura también de protegerse del frío, no enfermar, y poder resistir más tiempo expuesto al clima frío que suele acompañar estos avistamientos.

Si tienes cámara DSLR o móvil que saque fotos en modo manual, aprende a usarlos y dispara en raw. Si tienes un smartphone y no tienes modo manual o conocimientos para manejarlo y sólo quieres una imagen para la memoria, recuerda activar el modo noche, para que el teléfono calcule una exposición y balance aproximados, y puedas captar las luces. Lleva un cargador portátil (power bank) por si acaso, ya que los climas fríos hacen que las baterías duren menos.

Lleva algo calentito para beber, algún tentempié, y disfruta mucho. Las auroras boreales son un fenómeno para observar con paciencia y gozo, maravillándose de la Naturaleza.

Importante

IMPORTANTE: Al tratarse de un evento natural, ha de tenerse en cuenta que nunca se puede asegurar su visibilidad. Me preguntaban hace poco «¿estás segura de que se verán?» a lo que respondí «es la Naturaleza, nunca nadie puede estar seguro». Podemos tener en cuenta la ciencia, la probabilidad, lo que se supone que sucederá con casi total seguridad, pero ¿absoluta? No. Nadie. ¿Por qué? Puede haber algún fenómeno repentino, puede haber lluvia o nubes que cubran la visibilidad, o cualquier otro fenómeno natural fuera del alcance del conocimiento humano. Esto son meras guías que por experiencia se crean como ayuda a la posibilidad de poder disfrutar más y más de nuestra hermosa Naturaleza.

Spread the word - Compartir es vivir

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir al contenido